Los bailes que nunca pueden faltar en las bodas

Si eres como yo, amas ir a las bodas porque ponen la mejor música para bailar. En México hay canciones que ponen a bailar a todos aunque no sean bailarines. Canciones con coreografías que están intensamente arraigadas a nuestra cultura y otras que no sabes como ni por qué te sabes todos y cada uno de los pasos.

1. Caballo Dorado

También conocida como No Rompas Mi Corazón, es la canción favorita del DJ para llenar la pista de baile. El baile empieza con el puño en el aire y levantando el pie al ritmo del tambor, la mejor introducción a una canción para darle tiempo a la gente para que se pare de sus mesas y encuentre un lugar en la pista de baile. 

Es una coreografía muy simple pero nunca falta quien va al lado contrario y termina pisándote.

2. Payaso de Rodeo

Una versión más rápida y un poco más complicada que Caballo Dorado. Aquellos que pueden bailarla con la vueltecita son considerados unos masters del baile. El baile empieza exactamente igual que Caballo Dorado y en algunas bodas ponen Payaso de Rodeo justo después de Caballo Dorado.

Es también la coreografía más peligrosa de las bodas, pues con tanto saltar y volteretas debes tener mucho cuidado de no equivocarte porque seguro terminas con un pisotón de tacones ¡AUCH!

3. Claridad

Épica canción de Menudo de los 80 que pone de buenas a todos aquellos que crecieron en esa década. La legendaria patadita que necesitas ensayar varias veces antes de que porfin te salga. Muchos inventan sus propias versiones de este legendario baile y si te sabes la coreografía cuando esta canción salga en el bloque de los 80, te puedo asegurar que serás en centro de atención.

4. Greased Lighting

Una boda sin un bloque de Vaselina no es una boda y una de las canciones más icónicas de la película tiene una coreografía que pocos no conocen. Tiene la coreografía más simple de la historia pero siempre hay alguien que le pone de su crema y un poco de cadera para hacer de esta canción una de las más divertidas de bailar.

5. YMCA

Pocos saben que la canción de YMCA tiene más pasos que sólo la parte donde dicen “Y-M-C-A”, y aquellos que se saben toda la coreografía siempre ponen a bailar a todos.